¡Hola Forastero!

Pareces nuevo por aquí. Si quieres participar, ¡pulsa uno de estos botones!

In this Discussion

Crohn, diarreas, celiaquía, infecciones urinarias recurrentes.

Aunque se encuentra en proceso de investigación, puedo recomendar un tratamiento largo de tres meses.

Klebsiella, Enterobacter y Serratia.

Klebsiella: programas 504 y 1012, uno por día, durante dos semanas.

Enterobacter: programa 1002, una semana todos los días.

Serratia: programa 1024, una semana todos los días.

Se descansa una semana y se repite, se vuelve a descansar una semana y se repite una vez mas todo el proceso.


Klebsiella, Enterobacter y Serratia son bacterias gramnegativas estrechamente relacionadas entre sí, que en algunos casos provocan infecciones en hospitales o en centros sanitarios de larga estancia.

• 
Estas bacterias pueden infectar los sistemas urinario o respiratorio, los catéteres intravenosos utilizados para la administración de medicamentos o de líquidos, las quemaduras, las heridas causadas durante intervenciones quirúrgicas o el torrente sanguíneo.



• 
La identificación de bacterias en una muestra de sangre o de tejido infectado confirma el diagnóstico.


• 
Si la infección se adquiere en la comunidad, puede curarse con antibióticos, pero si se adquiere en un centro sanitario es difícil de tratar, porque las bacterias tienden a ser resistentes.



Las bacterias Klebsiella, Enterobacter y Serratia residen en el intestino de muchas personas sanas, causando raras veces infección. Las infecciones con dichas bacterias suelen adquirirse en hospitales y centros de atención a largo plazo. Por lo general se producen en personas cuya resistencia a la infección está debilitada y/o llevan un dispositivo médico (como catéteres, drenajes y tubos de las vías respiratorias) en su cuerpo.

Estas bacterias infectan distintas zonas:

• 
Vías urinarias o respiratorias (causando neumonía, infecciones vesicales o infecciones renales)


• 
Los catéteres introducidos en una vena (catéter intravenoso), que sirven para administrar medicamentos o sueros


• 
Quemaduras


• 
Heridas sufridas durante la intervención quirúrgica


• 
Torrente sanguíneo (causando bacteriemia o septicemia)



En raras ocasiones, las bacterias Klebsiella causan neumonía en las personas que viven fuera de un centro sanitario (en la comunidad), por lo general en alcohólicos, personas mayores, diabéticos o personas con el sistema inmunitario debilitado. Normalmente, esta infección grave causa tos, acompañada de esputos pegajosos, de color marrón oscuro o rojo oscuro, y acúmulos de pus (abscesos) en el pulmón o en la membrana entre los pulmones y la pared torácica (empiema).

Una de las especies de Klebsiella puede causar inflamación del colon (colitis) después de tomar antibióticos; dicho trastorno se conoce como colitis asociada a los antibióticos. Los antibióticos matan las bacterias que residen habitualmente en el intestino, y entonces las bacterias Klebsiellason capaces de multiplicarse y causar problemas. Sin embargo, este tipo de colitis causada por antibióticos suele ser producida por las toxinas generadas por la bacteria Clostridium difficile(Colitis por Clostridium difficile).

Comentarios

  • 2 Comentarios sorted by Votes Date Added
  • La celiaquia y el Reovirus.

    Estamos aun esperando frecuencias desgraciadamente.

    El gluten es una proteína presente en los cereales, principalmente en el trigo, la cebada y el centeno, que confiere elasticidad a la masa de la harina y es responsable de la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas. Una proteína, sin embargo, que no pueden consumir las personas con enfermedad celiaca –o celiaquía–, trastorno de carácter autoinmune causado directamente por una intolerancia permanente al gluten y cuya prevalencia ha crecido notablemente en los últimos años. De hecho, se estima que ya a día de hoy un 1% de la población de nuestro país –o lo que es lo mismo, más de 450.000 personas– padece celiaquía. Pero esta intolerancia al gluten, ¿por qué aparece? Pues es posible que, contrariamente a como se venía sospechando, no sea una cuestión genética. De hecho, un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Chicago (EE.UU.) muestra que el causante de que se desencadene la respuesta inmune frente al gluten y, por ende, se desarrolle la celiaquía, es un tipo de virus considerado totalmente inocuo –más concretamente, un ‘reovirus’.

    Como explica Bana Jabri, directora de esta investigación publicada en la revista «Science», «nuestros resultados demuestran claramente que un virus que no produce ningún síntoma clínico todavía puede tener un efecto negativo sobre el sistema inmune y establecer las bases para el desarrollo de una enfermedad autoinmune, en particular la enfermedad celiaca».

    Entonces, ¿toda persona que contraiga una infección con este reovirus acabará desarrollando celiaquía? Pues no. Y es que como indica la investigadora, «el tipo de virus específico y sus genes, la interacción entre el propio virus y el hospedador, y el estado de salud del huésped también desempeñan un papel en todo este proceso».

    Intolerancia vírica
    Un antígeno es toda aquella sustancia que al entrar en el organismo provoca una respuesta del sistema inmune. Es el caso, por ejemplo, del gluten, proteína que si bien resulta difícil de digerir por el organismo –incluso para las personas sin celiaquía–, suele ser ‘tolerada’ –o no atacada– por el sistema inmune. Entonces, ¿por qué se desarrolla la intolerancia al gluten en las personas con enfermedad celiaca? Pues según la creencia tradicional, porque se activan ciertos genes que provocan que el sistema inmunitario rompa este equilibrio y califique al gluten como ‘enemigo’. Sin embargo, cada vez hay más y más evidencias epidemiológicas que sugieren una asociación entre las infecciones virales y la celiaquía. O lo que es lo mismo, que los virus disipan toda tolerancia a esta proteína. Pero hasta ahora no se ha contado con ninguna prueba concluyente de que esto fuera así.

    Con objeto de arrojar luz sobre esta situación, los autores administraron dos cepas distintas de reovirus –la ‘T1L’, que actúa sobre el intestino delgado y altera la funcionalidad del sistema inmune, y la ‘T3D’, responsable de la infección de distintos órganos fuera del tracto gastrointestinal– a ratones totalmente sanos. Y lo que vieron es que tanto ‘TL1’ como ‘T3D’ provocaron una respuesta inmune específica que bloqueó su capacidad infecciosa. En consecuencia, los animales no desarrollaron ninguna enfermedad vírica –y, por tanto, ningún síntoma–. Sin embargo, el efecto de los reovirus no acabó ahí.

    Los resultados mostraron que ‘TL1’, si bien no provocó una patología infecciosa, desencadenó una respuesta inflamatoria inmune mucho más agresiva en presencia del gluten. Y asimismo, que esta respuesta inducía una sobreexpresión de un gen, el ‘IRF1’, implicado en la pérdida de la tolerancia al gluten.

    Como indican los autores, «nuestros resultados sugieren que la infección con un reovirus puede dejar una marca permanente en el sistema inmune que sienta las bases para las posteriores respuestas autoinmunes frente al gluten».

    Y este efecto nocivo de los reovirus, ¿también tiene lugar en los seres humanos? Pues parece que sí. De hecho, las personas celiacas tienen unos niveles de anticuerpos frente a reovirus mucho más elevados que la población sin celiaquía. Un dato que demuestra que, en algún momento, estos pacientes estuvieron expuestos a estos reovirus.

    ¿Vacuna frente a la celiaquía?
    En definitiva, el estudio sugiere que la infección con un reovirus podría ser el primer desencadenante del desarrollo de la celiaquía. Por ejemplo, los bebés estadounidenses suelen empezar a tomar alimentos sólidos –por lo general, con gluten– cuando cuentan con una edad de seis meses. Y dado que estos bebés presentan sistemas inmunitarios aún inmaduros y, por tanto, son más susceptibles a las infecciones virales, es muy posible que la combinación de la infección de un reovirus intestinal con una primera exposición al gluten cree las condiciones óptimas para el desarrollo de la celiaquía –cuando menos en los bebés con predisposición genética a padecer la enfermedad.

    Como concluye Bana Jabri, «durante el primer año de vida, el sistema inmune todavía se encuentra en un proceso de maduración. Por tanto, y en el caso de los niños con un genoma específico, la infección por un virus determinado puede dejar una ‘cicatriz’ que podría tener consecuencias a largo plazo. Así, creemos que una vez contemos con más estudios, los niños en alto riesgo de desarrollar celiaquía podrían ser vacunados frente a la enfermedad».

    Fuente:
    http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-enfermedad-celiaca-podria-consecuencia-infeccion-virica-201704062007_noticia.html
Accede o Regístrate para comentar.